El próximo día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, jornada reivindicativa que desde el SISEJ siempre hemos apoyado, desde la firme creencia de que la lucha por la igualdad de género seguirá siendo necesaria en tanto continúen persistiendo las diferentes discriminaciones y violencias que sufrimos las mujeres por el mero hecho de serlo y se mantengan las estructuras que perpetúan un sistema en el que nos vemos relegadas a ser ciudadanas de segunda.


Este año, sin embargo, el carácter reivindicativo del 8 de marzo da un paso más. Las mujeres estamos llamadas a la primera huelga feminista y se han convocado manifestaciones y actos en todo el país. La huelga, que está convocada en más de 150 países, será no sólo laboral (con diferentes formas de movilización, desde paros parciales a convocatorias de 24 horas), sino también de cuidados y de consumo: porque además de la brecha salarial, el techo de cristal, la discriminación en el acceso a determinados puestos de trabajo, el acoso sexual y otras muchas formas de desigualdad permanente, sobre las mujeres recae la carga sustancial de los cuidados y la crianza, aspectos a los que la economía productiva ha dado la espalda y sin los que, sin embargo, no se sostiene nuestra sociedad actual. Mención aparte merece la violencia ejercida sobre las mujeres, con cifras de la OMS que indican que una de cada tres mujeres sufre violencia física o sexual, y que en casi un 40 por ciento de los casos de mujeres asesinadas, el agresor era su pareja sentimental.


En este contexto, queremos recordar que nuestro ámbito no es ajeno a muchas de estas formas de discriminación. La Administración de Justicia es especialmente permeable al machismo predominante en la sociedad española y es todavía un importante campo de batalla de la lucha por la igualdad de género. Sólo circunscribiéndonos a la paridad, basta indicar que, en un cuerpo mayoritariamente compuesto por mujeres, sólo tres forman parte del Consejo del Secretariado, frente a seis hombres, sin que exista ninguna previsión por parte del actual Ministerio de Justicia tendente a paliar ese déficit. Y, en la misma línea, el recientemente nombrado Consejo Asesor para la Innovación en Justicia solo incorpora una mujer entre sus trece miembros.


Por todo ello, desde el SISEJ queremos manifestar nuestro total apoyo a las movilizaciones convocadas y animamos especialmente a todas las personas integrantes de nuestro colectivo y del resto de colectivos de la Administración de Justicia a participar en ellas, en cualquiera de sus formas, actos públicos y manifestaciones, y recordando en todo caso que la huelga es un derecho fundamental que no puede ser conculcado ni impedido de ningún modo.


 

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
Ok Decline